¿Qué es EESTO?

logo_EESTO

¿Qué es EESTO?

No son pocas las personas que cuando se hace referencia a EESTO suelen desconocer su significado. Sería fácil indicar que es la abreviatura de Enfermeras Especialista Sin Título Oficial, pero también sería una respuesta muy simple que muy poco o nada explicaría la breve, pero intensa historia de estas siglas. EESTO nace en otoño del 2018 y es fruto de la magia de nuestros días, las redes. Comienza como un simple temblor en Facebook hasta desembocar en WhatsApp habiéndose transformado en un terremoto de gran intensidad. Y no es para menos, porque gracias al Real Decreto 450/2005, de 22 de abril, sobre especialidades de Enfermería, el futuro de muchos profesionales se ha desdibujado. Se trata de una situación que podría calificarse, siendo benévolos, de desconcertante. Como es sabido, enfermería llevaba mucho tiempo demandando la especialización de sus funciones, como instrumento destinado a mejorar la calidad de los cuidados. Es por esto que ese 22 de abril de 2005 se vivió con gran júbilo y satisfacción, ya que la aprobación del Real Decreto daba respuesta a tan ansiada petición. Sin embargo, este decreto se ha transformado en una auténtica pesadilla. Su lentitud en la ejecución, en convocar las vías excepcionales de obtención de la titulación, la vía excepcional de la Especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria lleva más de una década a la espera de su cumplimiento y la especialidad Médico Quirúrgica continúa sin desarrollarse, lo que ha propiciado la aparición de problemas y conflictos que anteriormente no se habían dado. A saber, la irregular aplicación del Decreto ha generado la creación de bolsas de profesionales, sin título oficial, que llevan a cabo las funciones propias de un especialista. No existiría mayor problema;si la Ley no estipulara que para desarrollar funciones de especialista es necesario estar en posesión del Título de especialista. Además, el Estatuto Marco insta a las distintas Comunidades Autónomas a crear categorías y definir los puestos de trabajo de especialista. El resultado de la ecuación es claro los profesionales que a pesar de su formación continuada y de la amplia experiencia en el desempeño de dichas funciones, serán desplazados de sus puestos de trabajo al carecer de Título oficial. Otra de las consecuencias derivadas del Real Decreto hace referencia a la formación especializada. Los residentes de las distintas especialidades que han superado la prueba anual de selección, el EIR, deben cursar una formación obligatoria, de dos años, en los ámbitos que se correspondan a la especialidad elegida. Y he aquí la gran paradoja, son esos profesionales sin título los que están llevando a cabo la formación de los nuevos especialistas. Cabría aceptar, por tanto, la premisa de que si la Administración da por válida las enseñanzas del colectivo, falto de título, en materia de formación especializada, asume que este colectivo, per sé, es especialista. De lo contrario, estaríamos formando especialistas que en realidad no lo son. Y siguiendo con este hilo de pensamiento, la población en general y los pacientes en particular, podrían mostrar cotas muy altas de indignación al advertir de que los cuidados recibidos no alcanzan los estándares de calidad exigidos, en cada una de las especialidades.
Estos son solo algunos ejemplos de las perniciosas consecuencias de la irregular aplicación del Real Decreto de Especialidades. Consecuencias que a lo largo de casi una década y media de su desarrollo se han ido materializando en el pensamiento de muchos profesionales y que gracias a la difusión de las redes pudieron compartirse. Fueron muchos los pensamientos de indefensión, de injusticia, de desasosiego, de desesperanza y de búsqueda de soluciones los que se unieron y dieron lugar a la creación de la plataforma de Enfermeros Especialistas sin Título Oficial. (EESTO) Plataforma que desde la equidad, (pues todos los pensamientos e ideas de sus integrantes posee el mismo rango), pretende hacer llegar a la Administración las aciagas consecuencias que tiene, para el colectivo de enfermería, el error que se ha cometido con el Real Decreto de Especialidades e invitarles desde la inteligencia y la tranquilidad a subsanarlo.

Así mismo, desde EESTO se han analizado, con detenimiento, los principios legales que subyacen tras el Real Decreto y que nos abren la vía del entendimiento y de la rectificación. En primer lugar, el Real Decreto de Especialidades surge como respuesta a la Ley 44/2003, 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, (LOPS). Esta ley regula aspectos básicos de las profesiones sanitarias entre las que se encuentra la formación de los profesionales sanitarios. En su Capítulo III, se hace referencia a la formación especializada en Ciencias de la Salud. Y si nos detenemos en el artículo 17, de dicho capítulo, observamos que contiene información sobre la expedición del título de especialista, de tal manera que en el apartado 2, en la sección c, se señala que “se deben superar las evaluaciones que se determinen y depositar los derechos de expedición del correspondiente título”. Es decir, que la LOPS no hace referencia explícita a una única evaluación, sino que abre la posibilidad a la realización de más de una. Retomando el Real Decreto de Especialidades, esta posibilidad desaparece, ya que, en su disposición transitoria segunda, de acceso excepcional al título de Especialista se establece: “(…) los correspondientes titulados que acrediten el ejercicio profesional y superen una prueba de evaluación de la competencia, en los términos y por el procedimiento previstos en los apartados siguientes”. Como podemos observar, el Decreto se expresa en términos claros y contundentes, una única prueba.
Recapitulando, nos encontramos con una ley, la LOPS, que habla en plural y un Real Decreto en singular. Continuando con el análisis de la Ley, La Disposición transitoria quinta referente a la creación de nuevos títulos de Especialistas y de Diplomas en Áreas de Capacitación Específica en Ciencias de la Salud, dispone en su punto 1-” Cuando conforme a lo previsto en el artículo 16 de esta ley, sean establecidos nuevos títulos oficiales de especialistas en Ciencias de la salud, el Gobierno adoptará las medidas oportunas para posibilitar el acceso al nuevo título de los profesionales que hubieran prestados servicios en el Ámbito de la nueva especialidad y cumplan los requisitos que reglamentariamente se establezcan (…)”. Actualmente nos encontramos con un claro ejemplo, la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria. El retraso de casi una década en la convocatoria de la vía excepcional ha generado la existencia de profesionales que no pudieron acogerse a la vía excepcional y que llevan ejerciendo, como poco, más de los cuatro años exigidos en el Real Decreto de Especialidades para acceder a la obtención del Título. Es esta una circunstancia que no se puede revertir, ya que como se ha indicado anteriormente, el Real Decreto es claro y contundente y no admite más que una vía excepcional.

Pero claro está, ante lo expuesto puede que haya quien se pregunte por la razón de tanto aspaviento si ya existe una prueba, el EIR, que permite, a quién lo desee, obtener la especialidad. Pues bien, La ley establece claramente que “La oferta de plazas anual se fijará, (…) atendiendo a las propuestas realizadas por las comunidades autónomas, a las necesidades de especialidades del sistema sanitario y a las disponibilidades presupuestarias”. Es sabido que las plazas ofertadas son claramente insuficientes para cubrir las necesidades de especialistas en el sistema sanitario. En la última convocatoria, EIR 2018-2019, tan solo se ofertaron 1.092 plazas de formación especialista. Si entendemos que esas plazas deben acoger a los nuevos profesionales salidos de las aulas, más aquellos que ya están ejerciendo la enfermería, las matemáticas nos indican que, o bien sobran profesionales o faltan plazas. Con lo cual se genera un nuevo problema que se ha resuelto permitiendo que profesionales, sin Título de Especialista, desarrollen funciones de especialistas. O dicho de otra manera, contraviniendo la LOPS. Por tanto, nos hallamos ante una nueva anomalía creada por la inadecuada aplicación del Real Decreto. Pero esto no finaliza aquí. Como consecuencia de lo anterior, cuando los Servicios de Salud crean las llamadas "categorías" o "puestos singularizados" estos profesionales sin especialidad deben abandonar sus puestos de trabajo. Sin embargo, nos tropezamos con una nueva irregularidad. Si tomamos el Estatuto Marco, se indica que las únicas Categorías que pueden existir se crearan en función de la titulación básica (de Diplomado/Grado) y la del título de Especialista (ex art. 5º, EM). Y se añade que cuando una Plaza básica se convierta en Plaza Especializada, quienes estén desempeñando ese puesto de trabajo no podrán ser "desplazados" en ningún caso. Y, en este sentido, se hallarían incluidos tanto el personal Fijo como el Interino, que ocupa una Plaza vacante. La reconversión de Plazas es potestad de cada Servicio de Salud, con la única obligación de comunicarlo al Gobierno del Estado. Así se halla reflejado en el artículo 15 de Creación, modificación y supresión de categorías. Por tanto, la administración, no podría sustituir a profesionales de enfermería sin Título de especialista por aquellos que lo poseyeran.

Continuando con las disposiciones normativas, según establece La Constitución Española de 1978, donde se garantiza el principio de jerarquía normativa, observamos que una Ley ordinaria es superior jerárquicamente a un decreto legislativo y al decreto ley. De tal manera, que se establece que “carecerán de validez las disposiciones que contradigan otras de rango superior”. Ante esta evidencia, la administración no tendría, a priori, muchas dificultades para corregir los desmanes del Real Decreto de Especialidades tan, a todas luces, polémico.

Ante este desolador panorama resulta muy difícil dejar de analizar los procesos de especialización del resto de Ciencias de la Salud, para comprobar si estos incidentes se han producido en sus procesos de especialización. Y tras examinarlos, la sorpresa deja paso al enfado, a la sensación de impotencia y al sentimiento de discriminación. Comencemos analizando el proceso de especialización de medicina: MESTO Real Decreto 2015/1978 de obtención de títulos de especialidades médicas, MESTO II Real Decreto 1497/1999, de 24 de septiembre, por el que se regula un procedimiento excepcional de acceso al título de Médico Especialista. Decretos que conviven con la vía MIR durante un largo periodo de tiempo. Prueba ECOE, a través de la realización de una formación teórica y de un examen práctico muchos médicos pudieron obtener la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria. Fue de la mano durante largo tiempo del MIR. En psicología ocurrió algo similar, debido a que la resolución de la vía excepcional se demoró tres años y medio, este retraso originó que se promulgara un nuevo Decreto, el RD 654/2005, en el que se modificaban las disposiciones transitorias del Real Decreto 2490/1998 por el que se creaba el título de especialista en psicología clínica. Esta modificación abrió la posibilidad de acceder, a esta vía, a aquellos profesionales que anteriormente no cumplían los criterios de la normativa, pero que en el momento de su aprobación sí cumplían los requisitos exigidos. Claro y sencillo. Por tanto, cabe preguntarse cuál es la causa que impide que se lleven a cabo procesos similares en enfermería.

Estas y otras cuestiones son las que ocupan el tiempo, la energía y la dedicación de los componentes de EESTO y que solamente tienen un objetivo, mostrar a la Administración que se ha producido un gran error y pedir que se subsane lo antes posible. En este sentido, se han llevado a cabo reuniones con los distintos actores sociales y con los gobiernos centrales y autonómicos. Pero no debemos olvidar que la petición de la modificación, de tan nefasta normativa, es responsabilidad de todo el colectivo de enfermería.

EESTO, cuándo la INJUSTICIA es la RESPUESTA

twitter: @EESTOS2
Facebook: Eestos Enfermeria
enfermeriaestos@gmail.com
http://eesto.org

No Comments

Post a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies