Prescripcion enfermera

Más autonomías manifiestan su rechazo al Real Decreto de prescripción

Cada vez son más las Comunidades Autónomas que manifiestan su rechazo al Real Decreto de prescripción enfermera aprobado por el Gobierno en el Consejo de Ministros del pasado día 23 de octubre, y que aún está pendiente de publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Los responsables de los servicios de salud del País Vasco, Baleares, Cantabria y Cataluña ya han denunciado los efectos negativos que tendrá privar de autonomía a los enfermeros en actuaciones que hasta ahora han venido realizando de manera eficaz.

Es la respuesta de las autonomías a una carta enviada por la Mesa de la Profesión Enfermera a los consejeros, en la que se advertía de la parálisis y el caos asistencial que generará en sus respectivos territorios el decreto aprobado. “Someter el uso, la indicación y la autorización de dispensación de determinados medicamentos sujetos a prescripción médica, como estaba previsto en la Ley del Medicamento, al previo diagnóstico y prescripción del médico, conllevará indudablemente más esperas, más consultas y más gestiones para los ciudadanos y pacientes, algo que afectará muy directamente al desarrollo normal de la asistencia sanitaria en cada comunidad autónoma”, aseguraba la carta.

A este respecto, los enfermeros recordaban algunos ejemplos, como cuando las enfermeras administran una vacuna; cuando las matronas atienden un parto de forma autónoma; cuando utilizan cremas (algunas de ellas consideradas medicamentos sujetos a prescripción médica) para curar heridas, quemaduras o ulceras por presión en una visita domiciliaria; o cuando regulan la medicación a los pacientes crónicos en las consultas.

El Gobierno vasco recurrirá la norma

El consejero de Salud del País Vasco, Jon Darpón, ya ha expresado las razones de su oposición al Real Decreto que regula la prescripción enfermera y ha anunciado que lo recurrirá en cuanto se publique en el BOE. De hecho, Darpón trasladó en persona su postura al presidente de la Organización Médica Colegial -Juan José Rodríguez Sendín- así como a los representantes de los médicos a nivel regional y provincial en el País Vasco ante una norma que, según explicó, “no responde a los criterios generales presentados al Consejo Interterritorial”, en el que todos los consejeros de Sanidad autonómicos respaldaron la prescripción como desarrollo de lo que dictaminaba la Ley del Medicamento .

Baleares alerta de las graves consecuencias para el sistema sanitario

La Consejería de Salud de Baleares, que encabeza Patricia Gómez Picard, ha emitido esta misma semana un comunicado en el que manifiesta que el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros “no sólo no soluciona el problema de vacío legal que afectaba a la actividad del personal de enfermería, sino que agrava su situación, imponiendo una prohibición que quita sin motivo alguno autonomía a los profesionales que están realizando una labor asistencial con probada formación y eficiencia”.

El comunicado especifica que, una vez publicado el decreto en el BOE, “los enfermeros, a pesar de contar con la misma formación acreditada en farmacología por el Ministerio de Educación que odontólogos y podólogos, no podrán administrar legalmente ningún medicamento si no hay previamente un prescriptor que diagnostique al paciente y determine el protocolo a seguir, aunque el enfermero cuente con más formación y experiencia, y conozca mejor las guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica para determinados procesos asistenciales que lidera y desarrolla con los usuarios de forma rutinaria”.

Para el gobierno balear, esta decisión tendrá consecuencias directas para los tres actores principales del sistema sanitario: enfermeros, que no podrán realizar multitud de actuaciones esenciales;  médicos, que verán considerablemente aumentado su volumen de trabajo; y pacientes, que notarán un empeoramiento en la atención.

Cantabria lamenta el enfrentamiento provocado entre profesiones

La consejera de Sanidad de Cantabria, María Luisa Real, trasladó el miércoles al Colegio de Enfermería y al Sindicato SATSE su rechazo al contenido del Real Decreto de prescripción enfermera, que a su juicio “provoca el enfrentamiento entre los profesionales sanitarios de los que depende el Sistema Nacional de Salud”, lo cual, aseguró, “es una gran irresponsabilidad del Ejecutivo del PP que va a finalizar la legislatura con una penosa actividad en Sanidad. Han acabado con el concepto de sanidad universal, será una legislatura para olvidar”. La consejera expresó además su temor a que se cree “un importante problema asistencial para las CC.AA. ” y defendió firmemente la capacitación profesional de las enfermeras.

Cataluña defiende una regulación propia

Por su parte, el consejero de Salud de Cataluña en funciones, Boi Ruiz, ha manifestado en las últimas horas su convencimiento de que “no tiene ningún sentido que una enfermera no pueda indicar medicamentos sin que nadie se lo diga”, añadiendo que se está trabajando conjuntamente con el Colegio de Médicos de Barcelona para determinar que la prescripción de fármacos se haga de manera compartida, especialmente cuando se trata de aquellos destinados a pacientes crónicos. Ruiz ha defendido una regulación propia de la prescripción enfermera en Cataluña y ha asegurado que respeta el derecho a la huelga, pero sin que se deje de velar por los derechos de los pacientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies